Nuestro pueblo

image

A tan solo 25 kilómetros de Valladolid, en pleno valle del arroyo Valcorba y rodeado de una espesa vegetación que se concentra en torno a las laderas de los páramos se ubica este pequeño gran pueblo.

Se cuenta, y así se puede atestiguar, que existió mucho tiempo atrás, un castillo, pero que desagraciadamente, no queda más que unos restos de lo que fue su planta sobre un pequeño teso dentro del pueblo.

Lo que sí existe y se puede admirar, en uno de los extremos del pueblo, es la Iglesia de San Juan Evangelista, construcción del siglo XIII en estilo gótico-mudéjar de piedra y con dos naves con armadura de madera, mientras que la capilla mayor tiene bóveda de cañón apuntado y la sacristía bóveda de cañón y arcos fajones. El interior es de una gran significación, puesto que cuenta con verdaderas obras de arte como la talla de la Virgen del siglo XIV en madera policromada, el coro alto de madera del XV, la cajonera renacentista del XVI o el retablo mayor del siglo XVII dedicado San Juan Bautista. Puede visitarse contactando con el Ayuntamiento.

El pueblo además ofrece la posibilidad de disfrutar de su variada gastronomía gracias a sus restaurantes.

La fiesta principal del municipio se desarrolla durante el último fin de semana completo de agosto con la Virgen del Rosario como anfitriona. Las verbenas, una gran paella y una Semana Cultural, copan los actos principales. Ya en diciembre, el 27, se celebra San Juan Bautista, más dedicado a la tercera edad, con una comida en su honor.

Martín Alderete, pintor, y la Cofradía de La Vera Cruz de Santibáñez de Valcorba