Geología

image

Desde el punto de vista geológico, Santibáñez se encuentra en la cuenca sedimentaria del Mioceno superior que conforma los páramos calcáreos del este de la cuenca del Duero.
Dicho páramo está formado por calizas de un espesor de hasta 30 m. situadas a una altura por encima de los 870 m. Estas calizas pertenecen a la facies pontiense de colores grisáceos.
Los arroyos Valimón al norte y Valcorba al sur se han encajado sobre esta superficie plana en valles formados por depósitos aluviales de limos margo – arcillosos y pequeños cantos de caliza.

Por su situación participa de la presencia de distintos materiales que se describen a continuación:
- Materiales del Vindoniense inferior o Tortoniense que son los más ampliamente representados en la provincia y entran en los páramos a través de los valles.
Están constituidos fundamentalmente por arcillas, en fase detrítica.
- Materiales del Vindoniense superior o Sarmatiense constituidos fundamentalmente por margas claras, blancas o gris blanquecino, frecuentemente compactas en forma de greda, que orlan las cuestas y afloran en los valles poco profundos abiertos en las calizas del páramo.
- Materiales del Pontiense, que en la provincia se presentan como un grueso banco de calizas grises, evaporíticas, con un espesor que varía entre los 10 y los 30 m. Se presentan en posición subhorizontal y constituyen la parte plana del páramo. La parte superior del banco calcáreo ha sido alterada químicamente de forma que la caliza está oculta en superficie por un manto de arcillas de decalcificación que han servido de base para la formación de los suelos del páramo.
Sobre las calizas pontienses, aparecen restos de un nivel culminante de edad pliocena constituido por margas y arenas y sobre ellas un banco de calizas grises de 2 a 4 m. de potencia que ocasionalmente puede dar lugar a un desdoblamiento del cantil en los lugares donde se ha conservado. Dan lugar a cerros sobre la superficie principal del páramo.

El lecho de inundación del arroyo está formado fundamentalmente por limos arenosos con algunas acumulaciones de gravas. Son materiales muy permeables que dan lugar a un nivel de fuentes en el contacto con las arcillas miocénicas y a un freático superficial bajo el manto aluvial del lecho del río, alimentado por éste. Desde el punto de vista del cultivo se aprovechan
fundamentalmente para viñedo.