Pregón Fiestas 2019

Buenas noches Santibáñez,

Para los que no me conozcáis, aquí soy la Virgi, la nieta de Quivi y Lines, la hija de Tinín y Mila y aunque estamos acostumbrados a periodistas, diputados… este año doy el pregón yo por dos motivos:
El primero es porque mi peña, El Retoze, cumple 25 años
El segundo y más importante es porque soy de Santibañez

Hace dos años escuchando a María y a David presentar como hoy, me di cuenta que quería compartir con vosotros qué es Santibañez para mi y doy gracias a Manuel y todo el equipo por dejarme hacerlo.
Permitidme que no hable de la comunidad de Villa y Tierra y de doña Urraca, voy a hablar de nosotros.

¿Cómo somos los de Santibañez?
Los de Santibañez somos lo primero auténticos y cultos. Aquí tenemos nuestro propio lenguaje.
¿Qué es esto? ¿una piña? Tú no eres de Santibañez. Es un carravaco, que seguro estaba entre el barujo y los ceñilgos.
Pero sobre todo nos esforzamos con el uso de la palabra para faltar:
• Fato es uno de nuestras míticas palabras, de hecho tenemos una peña que hace honor a este maravilloso insulto.
La primera vez que mi maridín lo escuchó me dicho: “¿Qué es fato?” Y yo le miré y le dije “Pues fato es fato”.
No sé si lo usé en la misma frase con “Vamos a cascar chichotes”. Supongo que él pensó que era algo sexual pero le di el martillo y la bolsa y lo entendió enseguida.
• Otras palabras que suenan mejor en nuestra boca que en ninguna otra son: cipote, somarro, calcuezo, implao…

• Poniendo motes somos también número uno. No me atrevo a poner ningún ejemplo por si son de los puestos a mala leche.

• Y otra frase que me encanta es “Cuidado, que te arropa…” yo creo que fuera de Santibañez nadie lo entendería 

Además de auténticos y cultos somos de tradición. Hay tres tradiciones por encima de todas:
• La primera es la menos importante: “¿Lechuguino o de cuadres?” Todos sabemos que el pan sabe igual pero si tu familia es de lechuguino y traes uno de cuadros, olvídate, ya tendrás el primer fato del día.
• Segunda, esta es más trascendente: “Dónde compras el lechazo?” ¿Conce o chupa? Ambas elecciones son acierto seguro pero esto es una cuestión familiar que se hereda y no se cuestiona. Si tus abuelos compraban donde el Chupa, tus padres lo hacen y tú lo harás. Es así y punto.

• Y la última y más sagrada, “¿Vosotros limpiáis la ceniza del carro después de asar?
Este ritual también se hereda y se respeta, además lo defenderás a muerte en comidas y meriendas, delante de quien sea, con argumentos de peso del tipo: “Vamos, no digas tontadas”

Por supuesto que los conflictos entre familias también se heredan y se extiende por todo el árbol genealógico como en Juego de Tronos.

Además de auténticos, cultos, tradicionales y familiares, somos muy generosos y lo somos con algo mucho más valioso que el dinero, ¿sabéis con cuál? Con el TOMATE

Recuerdo la primera vez que mi churrín vino al pueblo y conoció a mis abuelos. Cuando se iba mi abuelo le acompañó llevando dos bolsas hasta arriba de tomates, después de haberle calentado bien la oreja, y cuando salía le dijo: “Majo, ¿te gustan los tomates?” y dijo: “No”.
Lógicamente hubo un silencio porque en realidad esas bolsas no eran solo tomate, eran el símbolo de la aprobación familiar pero mi abuelo le dio otra oportunidad y le dijo: “bueno, pues para tus padres”. “Uf, menos mal, estaba claro que entonces era el definitivo”
Pero si el tomate es símbolo de generosidad, el bote de pisto o de tomate hecho eso es símbolo de amor profundo. Eso solo se reserva para hijos, nietos y hermanos. Cuantos más botes te den más querido eres, eso es así.
Acordaros a partir de ahora de revisar las bolsas y contar los botes para saber qué lugar ocupáis.

Pero no solo la gente hace al pueblo, nuestro pueblo es simplemente espectacular, pero creo que nosotros nos hemos acostumbrado.
Las vistas y las puestas de sol desde la casa el perro, valimón, el pico, los rasillos,… desde donde mires verás un mar de pinares y campo que hace de Santibañez un lugar maravilloso del que sentirnos orgullos.
Aquí hemos pasado unos veranos increíbles: piscina, parques, frontón, bochinche…

Y la guinda a estos veranos inolvidables son las fiestas donde las peñas son la columna vertebral.
Recuerdo semanas enteras de verano en la que nos preguntaban, “¿Dónde vais?” y decíamos “Pues a trabajar a la peña”. Hemos dejado fortunas en puntas. Vaya verano les hemos dado a nuestros padres y abuelos con los martillos…
La ilusión de los preparativos era al menos tan grande como las propias fiestas en si. Además, si un chico te gustaba durante el verano, el desenlace se producía en las fiestas y luego qué despedidas tan terribles hasta Navidad, si había suerte o el siguiente verano.
Buenos, en lo que estaba, en las fiestas, que para eso todavía queda…
Un día intentamos Sofi y yo explicar a un madrileño amigo suyo qué es una peña. Pues verbalizarlo es un desastre: local, amigos, bebida… la peña es un sentimiento es un símbolo de identidad que te acompañará siempre.
Para mi en la vida hay cuatro momentos decisivos relacionados con las peñas:
• Tu primera peña sin padres.
• Cuando comienzas a comprar alcohol que es cuando te crees mayor
• Cuando además de comprar alcohol se empieza a comprar comida que es cuando realmente eres mayor.
Hay que ser muy valiente para en plena reunión de peña, haciendo la lista de la compra, decir: “¿Y si compramos patatas?” Es completamente un punto de inflexión
• Y la más dolorosa, cuando te das cuenta que tu peña ya se ha convertido en la peña de los padres.
Cuando quieres darte cuenta estás diciendo las típicas frases de madre: ¡Ojo con los reservados! ¡Te quiero en el baile!

Y con esta misma clasificación tenemos las siguientes peñas:
Los niños que ya no hacen peña con sus papis:
• Los Plazines ¿?
• Sin límites
• El esqueleto

Los que han tomado el relevo de mi generación y todavía no compran patatas:
• El badulaque
• El ladrillazo
• El garito
• El pucherazo
• El resacón
• La camorra
• La revolución
• El cambio sensato
• El mahouya
• Los chapuzas
¡Por cierto, tampoco pasaba nada porque algunos las comprarais para empapar!
Los que ya compran patatas, incluso algunas parecen más chocos, que peñas y además se han convertido en la peña de los padres:

• El cuento
• Los espermatozoides incontrolados (Los Heavis)
• El rollo
• El secuestro de la virgen
• La alegría
• La amistad
• La juerga
• Las brujas
• Las celias
• Los fatos

Y mi peña, “El Retoze” que este año cumple 25 años. Este nombre viene de cuando Jaime nos decía que si íbamos a las escuelas a retozar, que casi seguro que tenía razón. Pues ya hemos pasado juntos todos estos momentos.
Chicos, os quiero mucho y quiero pasar otros 25 años con vosotros.

Quiero acordarme también de los que hoy nos faltan. De aquellos que ya no ocupan los bancos ni las sillas de las puertas de nuestras casas.
Los últimos que nos han dejado han sido:
Antidio
Darío
María
Felicis
Guillermo
Mari Cruz
Pero seguimos echando mucho de menos a nuestros padres, hermanos, abuelos, amigos y vecinos… por mucho tiempo que haya pasado.
Yo no paso ni un día sin acordarme de mi abuelo al que le hubiera encantado verme hoy

Y para terminar quiero dar las gracias a todos los que hacéis que este pueblo sea el mejor: Manuel, Daniel, Juanjo, Jorge y al Billy.
- A Don Vicente, porque aunque nos dice que está muy ocupado siempre nos ayuda y saca huecos para nosotros, porque siempre está a nuestra disposición.
- A Zosi que en el mundo del lechazo nos trae el mejor pescado del mundo
- A Hijos de Octavio que llevan el nombre de su padre con orgullo y buen hacer.
- A Kike y Alberto porque los 3 Olmos pone a Santibañez con letras mayúsculas, por el mejor pincho de lechazo y arroz con leche.
- A Ernesto y su centro ecuestre, es un lujo hacer esos paseos contigo.
- A Pili y a Javi apostando por los caracoles con HappyCol.
- A todos nuestros agricultores y ganaderos, a Cristina por ponernos guapas, las casas rurales y a Matizales
- A todos vosotros muchas gracias porque vosotros sois el motor del pueblo.
Y por último, esto es lo que yo siento por Santibañez, por vosotros, pero me encantaría escuchar qué es Santibañez para ti, para ti, … para cada uno de vosotros. Ójala el año que viene alguien como yo, se anime a contarnos en un día como hoy qué representa el pueblo para él.
Aprovecho para pedir perdón por si alguien en algún momento se ha sentido ofendido.
¡¡Viva Santibáñez!!¡¡Viva la Virgen del Rosario!!